IMPACIENCIA


La gente quiere que los niños aprendan a tener paciencia, que aprendan a esperar su turno para jugar en el parque, a esperar para tener un juguete, que aprendan a compartir… Pero las bondades de la paciencia deben  valer solo para los niños, en la edad adulta todos estos aprendizajes que nos parecen fundamentales para los niños, desaparecen. Queremos que los niños tengan respeto y paciencia pero no les ofrecemos ni lo uno ni lo otro. Les metemos prisa para que coman, para que se vistan, hasta para que jueguen, en los parques se ven numerosos ejemplos de la impaciencia que se tiene con los niños. 



El caso es que el nivel de estrés o, tal vez de exigencia, que tienen algunos padres hacia sus hijos hacen que la infancia se convierta en una tortura que mejor parsar de prisa como un mero trámite. Y es que por algún motivo los padres parece que nos sentimos impacientes por que nuestros hijos crezcan.

La mamá que lleva a su bebé en el carrito preguntará a la mamá del bebé del arenero ¿cuántos meses tiene? 8 responde – con ocho ya juegan - murmura la mamá novata, feliz por que piensa que así sus tardes en el parque serán menos aburridas, sin darse cuenta de que el aburrimiento está en ella misma y no en la actividad de su hijo, que la reclama desde el carrito con gestos y sonrisas pero al que no cogerá bajo ningún concepto  para que no se acostumbre a los brazos”.

Y de pronto, creció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...