La importancia de vivir la naturaleza

Por fin parece que se van a establecer en España las llamadas Bosquescuelas. Ha habido acercamientos desde distintos centros pero ahora, de la mano de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente parece que el proyecto toma fuerza y es una realidad.


La vida actual en las grandes ciudades e incluso en algunos pueblos con núcleos urbanos importantes, hace que nuestros hijos vivan alejados de la naturaleza. Conocen los animales y las plantas a través de los libros pero no de forma directa. Richard Lourv, autor del libro "El último niño en los bosques" llama a esto "trastorno por déficit de naturaleza" con esta idea quiere llamar la atención sobre la importancia de que los niños estén en contacto directo con la naturaleza. No sólo ver a los animales a través de la televisión, el ordenador o los libros, sino descubrir en la naturaleza su tamaño real, sus ruidos y su olor. Este nuevo "trastorno" tiene la ventaja de que se cura fácilmente con una buena dosis de excursiones y salidas en familia a disfrutar de la naturaleza, no es un jarabe amargo. 


Realmente la vida en la ciudad genera estres en los más pequeños. Los niños se enfrentan a una crianza y educación artificial, demasiado urbana, sin contacto con el aire libre, con muchas (muchísimas) horas encerrados en casa y en el colegio, demasiadas horas de televisión sentados en el sofá, demasiadas horas jugando con juguetes electrónicos... todos estos hábitos ya están pasando factura a las últimas generaciones, a finales del año pasado fue noticia el estudio que indicaba que los niños actuales corren más lento que hace treinta años. Esto es algo que debe hacernos reflexionar como padres. 

Muchas veces, además, los niños tienen que enfrentarse a actividades dirigidas por los adultos, alguno pensará "a mi hijo no le pasa porque va a futbol/natación/baile" está muy bien practicar deporte y conocer una disciplina, es algo fundamental en el desarrollo de los niños, pero debemos tener en cuenta que estas actividades no son juego libre. El niño no puede hacer lo que quiera, tiene que someterse a las reglas y al entrenamiento, no es un momento de libertad y relajación, no es correr por correr o bailar a su aire, actividades que fomentarían su imaginación y creatividad personal. Son actividades totalmente diferentes.

                                   

Nuestros hijos están rodeados de estímulos visuales artificiales, hay una sobre estimulación sensorial y cognitiva que en muchos casos puede llevar a desarrollar estres, depresión o ansiedad en los niños. Sin contar los problemas de salud que generan la contaminación y el exceso de ruido. Vivir la naturaleza, salir al campo, debería ser una actividad semanal en nuestras vidas, no voy a tirar la pelota al tejado de la escuela, nosotros como padres tenemos que saber encontrar tiempo (puedes llamarlo tiempo de calidad) para ir a disfrutar, a descubrir la naturaleza con los hijos. 

Todos no podemos irnos a vivir a una aldea perdida, sin contaminación, sin humo, eso está claro, pero sí que podemos planificar la agenda para  cubrir la necesidad de naturaleza de nuestros hijos, algo tan fundamental para su desarrollo físico, emocional e intelectual como dormir o comer.

¿qué plan tienes para el fin de semana? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué te ha parecido la entrada de hoy? ¿Quieres qué hablemos de algún tema en especial? Déjanos tus comentarios y sugerencias. Participa en nuestro blog y para no perderte nada déjanos tu email y suscribete a nuestro newsletter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...